26/07/2018

Ración totalmente mezclada o ración parcialmente mezclada?

El sistema de alimentación basado en una ración totalmente mezclada (TMR) se está convirtiendo en el método más utilizado. Una buena ración básica mezclada con la mínima variación posible en la composición. En esto se basa la estrategia de alimentación mediante una TMR. El objetivo es evitar la selección en la valla de alimentación y poder suministrar a todas las vacas una ración equilibrada de forrajes, piensos compuestos, vitaminas y minerales de manera constante. Dado que cada bocado contiene la misma composición, todas las vacas ingieren los mismos valores nutritivos. Una ración constante de alta calidad proporciona menos fluctuaciones del pH en el rumen, lo que favorece la salud de los animales. Y como ganadero cuentas con la comodidad de llevar una única ración en el carro mezclador. No obstante, para recoger los frutos de una buena estrategia con TMR, hay algunas condiciones que deben cumplirse. Únicamente se obtendrán los resultados deseados cuando todos los aspectos del proceso de alimentación se hayan sincronizado con precisión. 

La producción de leche puede aumentar en un litro por vaca al día

El objetivo de la TMR es ofrecer una ración constante que esté en sincronía con el nivel de producción promedio del grupo. Por tanto, no se usan cajas de piensos compuestos, sino todos los componentes mezclados en una ración básica. Los estudios demuestran que en la alimentación con TMR se logra una mayor ingesta de materia seca (> 20 kg materia seca/día), y que la producción de leche puede aumentar en un litro por vaca al día. Sin embargo, con una ración de TMR, las vacas menos productivas reciben la misma ración de gran calidad —relativamente cara— que los animales más productivos. Por este motivo, algunos ganaderos optan por la alimentación grupal en función de la fase de lactancia del animal. En ese caso, las raciones están compuestas de los mismos ingredientes, pero tienen otra composición, por lo que el beneficio de una ración controlada desaparece. En cuanto a la pregunta de si la alimentación mediante TMR es adecuada si se combina con un robot de ordeño que proporcione pienso, las opiniones están repartidas. Quizá el asesor alimentario pueda emitir un dictamen a medida al respecto.

Los componentes por separado reducen el precio de costo

Un aporte continuo de alimento, con una composición invariable, requiere disciplina y un trabajo consecuente por parte del ganadero, de lo contrario no es rentable. Para poder proporcionar la misma ración de alimento de idéntica composición cada día, es necesario un buen carro mezclador de alimentos. Con un carro mezclador se pueden proporcionar componentes por separado en lugar de piensos compuestos. De esta manera, se reduce notablemente el precio de costo, pero debes estar ducho en el mercado de materias primas. Por otro lado, necesitarás suficiente espacio de almacenamiento en el terreno y tendrás que prestar la debida atención a la conservación del forraje. A fin de cuentas, la calidad de la ración viene determinada por la calidad del pienso. Para poder conservar bien el pienso ensilado es recomendable utilizar una desensiladora con cuchillas; así, la pared permanece prácticamente cerrada y se evita el calentamiento del silo y la pérdida de los valores nutritivos.

Alimentación parcialmente mezclada

Otra estrategia de alimentación es la PMR o ración parcialmente mezclada. Con este sistema, los piensos mezclados se combinan con la alimentación individual mediante piensos compuestos. El carro mezclador de alimentos mezcla el forraje y una parte del pienso compuesto; esta composición está basada en las vacas con un rendimiento de leche más bajo. Las vacas más productivas reciben piensos compuestos adicionales a través de los dispensadores, en la sala de ordeño o el robot de ordeño. Por tanto, con la PMR tienes la posibilidad de alimentar o complementar la alimentación de la vaca y adaptar la ración individualmente. 

La composición tanto de la ración TMR como de la PMR debe efectuarse con extrema precisión. En ambos casos es necesario un carro mezclador de alimentos. El carro mezclador de alimentos no es solo un medio de transporte para llevar el pienso al establo, sino también un instrumento fundamental para proporcionar el alimento en la medida precisa. Los distintos componentes del forraje y los piensos compuestos se pueden ajustar de manera precisa mediante un sistema de pesaje. Además, es vital que la ración esté bien mezclada. Por ello, entre otros, el correcto orden de carga del carro mezclador de alimentos es elemental. Como también lo es utilizarlo correctamente. Los pequeños ajustes en el uso de las cuchillas del sinfín, el número de revoluciones y el tiempo de mezclado pueden acarrear grandes consecuencias para la calidad de la mezcla. Echa un vistazo al vídeo de instrucciones sobre la utilización correcta de un carro mezclador de alimentos.