menu

Cómo sacar más partido al forraje en palabras de ganadero Harrald

Una pregunta que muchísimos ganaderos se hacen – o deberían hacerse: ¿Cómo sacarle más partido al forraje? La salud de las vacas, y por tanto también la cantidad de leche que producen, depende en gran parte de la calidad del forraje, la calidad del almacenamiento de alimento y la calidad de la mezcla. Porque si a pesar de tener un buen forraje este no se mezcla bien, las vacas seleccionarán el alimento y los animales más dominantes se quedarán con el mejor bocado. 

“Si pones heno en un cubo con agua, no se convierte de repente en hierba fresca”

¿Deberías añadir agua a la ración o no?

Hoy en día se tiende a añadir agua a la ración de alimento. El agua hace que el pienso compuesto se adhiera a los componentes del forraje y las vacas no puedan seleccionar el alimento. En algunos casos, la mezcla de pienso compuesto se pone a remojo varias horas antes. Sin embargo, el ganadero Harrald Helmers piensa que el agua no hace milagros. Sus 135 vacas producen de media nada menos que 12 500 kilos de leche por vaca al año, con un 4 % de grasa y un 3,6 % de proteína. Harrald no añade agua porque, en su opinión, el forraje no se aprovecha más y las probabilidades de calentamiento aumentan. Según él es más interesante observar el flujo de alimento en la vaca. Harrald: «El forraje más rápido sigue digiriéndose más lentamente que el pienso compuesto más lento». Por lo tanto, asegúrese de que el forraje sea lo más importante: no hay nada como el buen ensilado. Si pones heno en un cubo con agua, no se convierte de repente en hierba fresca. Esto quiere decir que, durante el proceso de secado, no solo se pierde humedad. También se pierden hidratos de carbono y proteínas.

Es mejor que el forraje esté no demasiado seco al ensilarlo. Después, el forraje se aprovecha más porque las bacterias ya han hecho parte de su trabajo. Además, el pienso ya no tiene que estar a remojo en el rumen, así que las bacterias pueden comenzar a trabajar inmediatamente. El ensilado de hierba y maíz contiene alrededor de un 35 % de materia seca. Antes todo tenía que estar seco. Pero, ¿cuándo obtenían los ganaderos la mejor producción y la mejor calidad? Cuando el silo no se había secado del todo debido a que, por cualquier motivo, el forraje había pasado poco tiempo en el campo con un tiempo inestable. Estos silos siempre eran mejores de lo que se esperaba, es decir, se digerían bien. A las vacas les gustan los ensilajes frescos y ácidos. Todo depende de la calidad del forraje». La ración de Helmers está compuesta por maíz, ensilaje de hierba, una mezcla de energía/proteína, hierba fresca (suministrada aparte) y pienso compuesto en un box.  

“Cambio positivo gracias al alimentador mezclador”

¿Cómo es de importante un buen carro mezclador?

«Cuando cambiamos el carro dosificador por un carro mezclador observamos un cambio positivo enorme en el comportamiento de las vacas. Ahora comen cuando les apetece y no porque tienen miedo a perderse el mejor bocado. Esto se debe exclusivamente a que la ración se mezcla de forma homogénea y tiene el grado de humedad adecuado. Ordeñamos 1800 kilos más de leche por vaca al año y las vacas están mucho más tranquilas en el establo. Además, para saber si el carro mezclador funciona correctamente, hay que probarlo con pequeñas mezclas húmedas. Si la mezcla es buena, significa que ese es tu carro mezclador ». 

Corregir el forraje con pienso compuesto 

« Las vacas ofrecen un rendimiento superior: se puede comparar con el ciclismo en el Tour de Francia. El rendimiento depende de lo bien que se absorbe el alimento. Todas las piezas deben encajar. Hay que corregir el forraje con pienso compuesto y no al revés. Somos una empresa de alto insumo y alto rendin miento. Yo no me fijo en los márgenes por kilo sino en todo el conjunto. Invertimos mucho en alimento e intentamos mantener una producción alta. Es interesante ordeñar más leche por vaca y, para conseguirlo, los animales tienen que estar sanos, de modo que la salud de las vacas es nuestra prioridad».

carros mezcladores